4+1, 3+2. DOS ES MÁS QUE UNO. LOS MÁSTERES EN ESPAÑA. LA IMPOSICIÓN DEL RACISMO DE LA INTELIGENCIA. Una Moción en el Pleno de Ávila.

DSC_9466-e1424971927308-680x365Vayamos al fondo; vamos a lo que subyace de verdad en el nuevo Real Decreto sobre ordenación de las enseñanzas universitarias; y, por extensión, en la nueva Ley de Educación propuesta por el gobierno Rajoy. Subyace, como diría Bourdieu, uno de los racismos en los que la sociedad, perfectible, se envilece: El racismo de la inteligencia.

De forma brutal, el exministro del primer gobierno Aznar, Eduardo Serra -por sus palabras, racista en este sentido- lo expresaba, sin ningún rubor social, ante un programa televisivo: “Tener la educación universitaria gratis es popular, pero no es vital. ¿Para qué quiere formar universitarios y mandarlos al paro? Tenemos gente estudiando con 21 y 22 años y no trabajando, y se lo pagamos con el dinero de los ricos.”

En palabras de Bourdieu “Todo racismo es un esencialismo y el racismo de la inteligencia es la forma de sociodicea  característica de una clase dominante cuyo poder reposa en parte sobre la posesión de títulos que, como los títulos académicos, son supuestas garantías de inteligencia y que, en muchas sociedades, han sustituido en el acceso a las posiciones de poder económico a los títulos antiguos, como los de propiedad o los de nobleza.”

¿No pretende esto la Ley Wert y, ahora, su Real Decreto?

Y sigue Bourdieu -dice, en 1978, algo que parece bordado para la situación española en la que nos encontramos-:

“Pero también hay que preguntarse por qué ha aumentado la pulsión que lleva al racismo de la inteligencia. Pienso que se debe en gran parte al hecho de que el sistema escolar se ha enfrentado en últimas fechas a problemas sin precedentes, con la irrupción de gente desprovista de las disposiciones socialmente constituidas que el sistema requiere en forma tácita; es gente, sobre todo, cuyo número devalúa los títulos escolares y al mismo tiempo los puestos que van a ocupar gracias a estos títulos. De allí el sueño, que ya se ha hecho realidad en ciertos ámbitos, como en la medicina, del numerus clausus. Todos los racismos se parecen. El numerus clausus es una especie de proteccionismo análogo al control de inmigración, una respuesta contra el amontonamiento que suscita el fantasma de las masas, de la invasión por la masa.”

Una generación engañada, una generación que recibió un capital cultural, a la que se le niega -en numerus clausus social- el que lo pueda aplicar en el mundo del trabajo al que pretende acceder; y una nueva situación, para las generaciones siguientes, donde se les pone en el escenario que hace de los másteres puntas de pirámide y los destina a los individuos que son poseedores del capital económico y, por deriva, del capital cultural heredado por clase.

¿Y qué dice la Secretaria de Estado de Educación, Gomendio, sobre nuestro modelo educativo? Son estas sus palabras:

“Es un sistema que no es sostenible y, por lo tanto, tendremos en algún momento que iniciar el debate sobre qué tipo de sistema queremos”, “el problema es que la educación no es gratuita” y se pregunta “quién lo paga, cuándo y cómo”. La respuesta ya la dio Serra -como dijimos al principio-. Para los de “arriba” la pagan ellos, “los ricos”. Y se lo creen; porque para ese uno por ciento -que detenta la posesión y el poder- el trabajo y los impuestos, de los “de abajo”, no son más que su negocio y el origen adquirido, por derecho, de su esquilme.

4+1, 3+2. Dos es más que uno; pague usted dos años de máster –ahora sí, “a precio insostenible para el alumno”- y se significará, gracias a su capital económico, con la ostentación de su capital cultural. Tendrá la recompensa, con el reconocimiento social de su entrada en la cúspide de la diferencia y su reproducción.

¿Se rebela Ud. ante esto?, ¿no tiene dinero, y se empeña en conseguir un máster? Páguelo, entonces, endeudándose; siguiendo el modelo USA.

En palabras de Chomsky -que como profesor universitario en Estados Unidos es buen conocedor de su sistema universitario-. Se pregunta:

“¿Cómo adoctrinar a los jóvenes? Hay más de una forma. Una forma es cargarlos con deudas desesperadamente pesadas para sufragar sus estudios. La deuda es una trampa, especialmente la deuda estudiantil, que es enorme, mucho más grande que el volumen de deuda acumulada en las tarjetas de crédito. Es una trampa para el resto de su vida porque las leyes están diseñadas para que no puedan salir de ella. Si, digamos, una empresa incurre en demasiada deuda, puede declararse en quiebra. Pero si los estudiantes suspenden pagos, nunca podrán conseguir una tarjeta de la seguridad social. Es una técnica de disciplinamiento. No digo yo que eso se hiciera así con tal propósito, pero desde luego tiene ese efecto. Y resulta harto difícil de defender en términos económicos. Miren ustedes un poco lo que pasa por el mundo: la educación superior es en casi todas partes gratuita. En los países con los mejores niveles educativos, Finlandia (que anda en cabeza), pongamos por caso, la educación superior es pública y gratuita. “

Hoy ha terminado una huelga de dos días en las universidades españolas convocada por el Sindicato de Estudiantes. En Ávila también se convocó, porque nos afecta y es parte de nuestra vida. No sé qué dirán los periódicos hoy; y si trasmiten la trascendencia del contenido por el que estuvo señalada.

¿Qué hace un Pleno Municipal, de una ciudad pequeña, instando al Gobierno a que recule de un Real Decreto que supone una reforma en la que, como dijimos al principio, subyace el racismo de la inteligencia? Pues actuando como debe; siendo el trasmisor directo de la voz del pueblo que, instituido en Municipio, trasmite al gobierno lo que pretende en sus aspiraciones.

Si no es suficiente con la violencia simbólica, a que nos somete la Educación que se nos da; este gobierno -comandado por el ministro Wert y su escudera, la secretaria de estado Gomendio- la amplia con la violencia real; apartando a aquellos que no tienen capital económico -que no poseen el capital cultural suficiente heredado- de la educación superior.

Instar. Instemos al gobierno -en este Pleno- a reconsiderar las premisas de su modelo educativo y plantearlas de nuevo con un modelo trasparente y claro en sus postulados:

Educación para todos, sin distinción, en todas sus categorías; y gratuita. No es demagogia, no es populismo; es un derecho social. Erradiquemos el racismo de la inteligencia.

Ávila, a veintisiete de febrero de 2015.

Notas:

Real Decreto 43/2015

Bourdieu: Intervención durante el coloquio del MRAP en mayo de 1978, publicada en cahiers Droit et liberté (Races, sociétés et aptitudes: apports et limites de la science), núm. 382, pp. 67-71.

http://ecodiario.eleconomista.es/politica/noticias/4287167/09/12/Eduardo-Serra-en-Salvados-La-educacion-gratis-es-popular-pero-no-es-vital-y-la-pagan-los-ricos.html#.Kku89F5esHlE6ae

http://www.huffingtonpost.es/2015/02/23/sistema-universitario_n_6734046.html

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=181563

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Educación, Política, Universidad y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s