BESTIARIO: VUELVE EL CERDO CON TIRANTES.

pig

El bestiario donde se expresan las metamorfosis humanas, transmutaciones, representaciones de animales en hombres y viceversa, es ancestral y neurónico; transcurre desde el pensamiento mágico, alucinante, encarnador… hasta la metáfora poética y el racional paralelismo alegórico; sucesión con límite convergente reconocedor de nuestra animalidad.

Con el Capitalismo, un animal despreciado y amado -guarro y maloliente en la granjas, voraz omnívoro, donante de órganos, sostenedor de economías familiares; todo él para nuestro provecho; en ritual sacrificado y comido con deleite-: el puerco, le hemos hecho identidad, uno, con el humano depredador social; ser transmutado -por mor del Mercado- en figura y unidad biunívoca, hombre-animal, animal-hombre: Cerdo con tirantes.

Ese marrano metamorfo: monóculo, bigotito fino, sombrero de copa, camisa cuello duro, pajarita, botines bicolor; pantalones rayados vertical, tensos, fajando oronda tripa prominente del chaqué, sujetos por ostensibles tirantes; ¡ése! con reloj de cadena en el bolsillo; ¡ése! con cigarro puro en una mano y el pulgar de la otra, a la altura del pecho, presionado entre el tirante y la camisa; ¡esa figura impresionante! es el genuino cerdo con elásticos; icono del burgués capitalista, animal-hombre sin escrúpulos, detentador del único poder: la economía capitalista de mercado, neoliberalismo renovado.

Hoy han vuelto; cerdos con tirantes*. Transformados, si no en dandis —variante evolutiva sublimada— sí en oxigenados cuerpos —vestidos por ‘marcas’ de sastres o modistos— gimnásticos o fondones retocados. Pero este aspecto nuevo no camufla la imagen rediviva de ese antiguo burgués, ‘insaciable y cruel’, formada en los periódicos novecentistas con dibujos satíricos de cerdo con tirantes.

Este engendro Quimera-Capital, cerdo perfumado, tiene un lado oscuro: animal depredador omnívoro, devorador de cuerpos, triturador de sus huesos incluidos por potentes mandíbulas muelas; y de los cuales no queda ni rastro; deglutidos, metabolizados por ese animal social degenerado, egoísta animal, obseso hambriento de dinero y de poder.

A esos cerdos depredadores, afeitados, se les pueden poner nombres concretos en cuanto ojees los periódicos; y escuchar frases propias, eruptas por su boca, en exabruptos sociales. Cerdos depredadores que en el bestiario social no son aquellos depredadores ‘nobles’ de la alta jerarquía animal —bestiario de tigres y leones…— que pasan a ser innobles, si humanos. Nuestros ancestros explotadores se investían leones imperiales y guerreros armados como estas nobles bestias —noble el animal en su destino, que no el humane— detentando, en el bestiario, una casta animal sublimada que el tiempo social ha reubicado, mutatis mutandis, en su nuevo sitio simbólico de bestias denigradas.

Hay que redibujar, en nuestro bestiario, el contemporáneo aspecto de los cerdos con tirantes. Hay que precisarlo. En estos momentos está perfectamente definido su modelo en personas con nombres concretos, con aspectos y figuras paradigmas. Eso inspira, pero traba la generalización y forma estereotipada de la imagen del contemporáneo cerdo. Su figura se difuminó con el estado del bienestar (se difuminó, no desapareció); bienestar que ha muerto devorado por los nuevos cerdos con tirantes de atirantados pellejos faciales: Berlusconi es un concreto paradigma. Teniendo presente aquellas figuras del expresionismo alemán, la amplia tradición del dibujo crítico político, las nuevas expresiones del imaginario mundo del videojuego… se debe ir configurando el nuevo estereotipo.

Si recreamos la nueva figura del cerdo con tirantes tendremos un arma, símbolo visible a denigrar y destruir. Haremos patente, a esa bestia-humane rediviva entre nosotros, nuestro combate a lo que representa, hasta que se transmute, de animal-home, a hombre social. Podemos.

*Referencias:

http://www.eldiario.es/economia/Amp-Circulo-Empresarios-inferiores-SMI_0_253024981.html

http://www.elplural.com/2014/03/28/el-jefe-de-la-patronal-leonesa-pide-que-sean-los-despedidos-los-que-paguen-una-indemnizacion-a-la-empresa/

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s