¡Y NO PASA NADA! Sobre un concurso de urbanización del Plan Parcial 20-A Vicolozano III, de la ciudad de Ávila.

La-decadencia-del-sistemaEn su día, con la intención de paliar el paro que atenaza nuestra ciudad, Ávila, y reavivar la maltrecha economía local, el equipo de gobierno municipal -con gran alharaca de difusión mediática, mediante el reclamo de una cifra tal como 80 puestos de trabajo y sus consecuencias del efecto llamada- sacó a concurso, por procedimiento abierto, unos terrenos urbanos  -propiedad de la ciudad- para que concurrieran empresas con la condición de que la ganadora corriera con los proyectos de desarrollo y de gestión de la ejecución de las obras de urbanización de los terrenos del Plan Parcial 20-A Vicolozano III.

La fórmula del concurso consiste en que este desarrollo se paga, a la empresa ganadora, con la propiedad de una parte de los solares resultado de la propuesta de la ordenación detallada; los restantes quedan en propiedad del ayuntamiento y se le impone una condición estrella, que justifica toda esta actuación: El compromiso, por parte del adjudicatario, -justificado mediante documentación contractual fehaciente- de que un operador (Decathlon) implantará su comercio en una de las parcelas.

Apareciendo una entidad tan concreta –se expone su nombre desde el principio- estaba cantado que el concurso quedaba muy limitado en la competencia, en número, que pudiera acudir para presentarse a la pugna por la obtención del concurso. Las bases estaban servidas a la carta.

A gran velocidad se realizó el proceso. El ayuntamiento cumplió los plazos prescritos de tramitación, adjudicación y condiciones para que la empresa ganadora se aprestara a la puesta en marcha de lo prescrito en el Pliego de Condiciones.

Se presentó con estas apretadas condiciones una sola empresa “Padecasa Obras y Servicios S.A.”

En el “Informe Técnico para la Adjudicación…”, en el punto nº2, Padecasa, para llevarse el concurso -en una cláusula que marca toda la intencionalidad política que da origen a la actuación- presenta un contrato de compraventa de una parcela comercial futura celebrado entre TONCLADE PROYECTOS, SLU y PADECASA, S.A. …consiste en la compra por parte de TONCLADE a PADECASA de una parcela situada en el Sector de referencia…” y “…solicitud de la licencia de actividad clasificada de la futura tienda DECATHLON, …en el plazo máximo de cuatro (4) meses, a contar desde el momento de que PADECASA resulte adjudicatario del Concurso público convocado al efecto.

Se añade en Observaciones que “…el desarrollo de la actuación propuesta está plenamente justificado mediante el contrato presentado que garantiza la puesta inmediata en funcionamiento de una tienda de venta al por menor de material deportivo.”

Además, la empresa, oferta cumplir con las obras de urbanización en dos fases. La que más interesa, en el espíritu del concurso, es la primera; que “…Comprenderá la zona de asentamiento del primer operador en implantarse

(DECATHLON) y a la cual se proveerá de todos los servicios urbanos contemplados… La duración de los trabajos en esta Fase, será de 7 MESES.”

A resultas de todo esto, y el resto de condiciones, se le adjudica el concurso a la única empresa presentada por haber “obtenido un pronunciamiento favorable en cumplimiento de las condiciones del pliego…” con fecha de 31 de julio de 2012. Estamos a 31 de octubre de 2013. Todos los plazos están vencidos y bien sobrepasados.

Y ¿qué sucede?

¡Oh sorpresa! El operador, Decathlon, dice no vendrá; no se sabe si ahora o nunca. El alcalde dice que el contrato es con Padecasa y que no puede hacer nada en su relación con Decathlon; ya que directamente con esta empresa no se ha tratado. Se estará al contrato que presentó Padecasa al concurso. No está claro si ha tenido contactos, después de este jarro de agua fría, el alcalde con la empresa incumplidora. No informa con claridad que ha hecho ante la situación con relación a Padecasa ¿ha hablado con ella? Si lo ha hecho ¿qué solución van a dar a la situación?

Apunta el alcalde –si de acuerdo con la empresa o, de momento, a iniciativa individual- el dar una moratoria de dos años para ver si en este plazo tiene a bien, Decathlon, el implantarse en Ávila.

La operación –de dudosa eficacia respecto el desarrollo urbanístico de nuestra ciudad- nació con los siguientes malos principios:

Un nuevo centro comercial improvisado que sobra; y con el obsoleto modelo de polígono.

Una actuación que sigue las directrices urbanísticas marcadas por el operador -atendiendo exclusivamente a su criterio de en donde se debe ubicar comercio en la ciudad- y que son puntos de vista particulares y egoístas de un agente comercial (el sitio lo impone Decathlon).

Una participación ciudadana que en el período gestación y definición de la actuación, para que pueda opinar y definirse, no ha existido. Reducir la participación al periodo de alegaciones, cuando ya está todo el bacalao partido, es una forma de cumplir con platos vacíos.

Un urbanismo insostenible. El comercio en polígonos, con el acceso principal posible solo en coche, es un modelo, en estos momentos, a abandonar. Desde el Puente de la Estación hay 12 Km. -ida y vuelta- más lo que queda de ciudad. El modelo deseable de ciudad compacta y sostenible se va al garete.

Una ciudad recientemente construida y vacía. Solares baldíos de edificios sin esperanza. La ciudad de barrios, con su comercio próximo que da vida, se deja de lado por un modelo insostenible de ciudad caduco.

Una gestión urbana para el caso, que ha generado una 8ª modificación del Plan General para poder acceder al solar del futuro operador virtual y que se ha pagado con réditos exagerados de edificabilidad a cambio de 190 m2. de terreno que hicieran posible este acceso.

Y después de todo esto, nuestro alcalde, en vez de exigir el cumplimiento del contrato -no hay operador, ni obra empezada y los plazos están sobradamente vencidos- solo se le ocurre esperar dos años ¡a ver si vienen!

Ya hemos invertido mucho en gestión y plusvalías urbanísticas para que vinieran. Ya hemos pagado mucho, como en la otra triste situación de la sexta modificación, para que no se marcharan.

Es el momento de exigir y, si no puede cumplir la empresa adjudicataria, resolver el contrato; replantearse la acción urbanística, adaptarla a la realidad de la situación; mejorar la visión de actuación obnubilada en su momento por esa intención incumplida y exigente de Decathlon y reavivar un nuevo planteamiento y emplazamiento más acorde y eficaz con la situación económica y desarrollo urbanístico.

¡No más polígonos! ¡Más comercio de barrio! ¿Quiere un operador comercial? ¡Métalo en la ciudad residencial y comercial, no lo lleve al quinto pino insostenible!

Hace poco salía en prensa que Carrefour se estaba planteando el retomar la fórmula de implantarse en los barrios ante la bajada de ventas en los polígonos comerciales.

Busque operadores locales, regionales, que elaboren producción agroalimentaria para su distribución y venta principal de lo producido en la región, por ejemplo. Traería más empleo que la nunca creíble cantidad de los ochenta puestos de trabajo barajados.

¡Aproveche la ocasión señor alcalde! Le rogamos resuelva el contrato incumplido y recomience. Cualquier nueva reconsideración será mejor que la malhadada solución forzada que se pergeñó. Tiene una nueva oportunidad de hacerlo ahora mejor, ¡empréndase en ello! Porque si no tendremos que decir, decepcionados, ante tanta inacción ¡y no pasa nada!

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Ávila, Urbanismo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¡Y NO PASA NADA! Sobre un concurso de urbanización del Plan Parcial 20-A Vicolozano III, de la ciudad de Ávila.

  1. Coincido en todo dijo:

    Siempre fui contrario a que se el Decathlon se instalara en Ávila con las condiciones que exigía. Nada contra el Decathlon pero sí por las formas. Coincido en todo en que ese no es el lugar adecuado y así lo hice saber en este mismo foro.

    Dicho eso, casi que me alegro de lo que ha pasado. No a ese crecimiento improvisado de la ciudad.

    De lo que no me alegro es de que cuando la verdad se impone a los pensamientos de ciertos políticos, ellos sigan sin apechugar, no ya pidiendo perdón, sino enmendando su incorrecta actuación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s