LA INTRODUCCIÓN DEL COMERCIO EN ZONAS DE CIUDAD QUE AHORA SON EXCLUSIVAMENTE RESIDENCIALES. ¿Puede el urbanismo cambiar, en tiempos de crisis, la economía local? (Ávila y su novena modificación del PGOU)

Sin título-1¿Sin título-5Puede el urbanismo, que es la organización de la ciudad para la buena vida, influir en su economía?

En este momento de crisis económica, larga y sistémica ¿puede una reorganización urbana aportar cambio de rumbo económico, efectivo y fundamental, en la vida de la ciudad?

  • El urbanismo, en el grueso del siglo XX, ha estructurado la ciudad en vías y sectores especializados en usos: comercial, industrial, residencial, representativo, administrativo…
  • El automóvil fue el motor fundamental de esta concepción fuerte urbanística. Cambió un rumbo económico de las ciudades en base a un sector económico de desarrollo fuerte basado en las máquinas del transporte con protagonismo principal en el automóvil individual.
  • El uso residencial exclusivo, cuando se desarrollaba en tipos de edificios unifamiliares aislados, pareados o adosados, llevaba a grandes sectores urbanizados en el que el vivir y el ocio casero era muy placentero, pero las demás actividades propias de una vida social variada se tenían que hacer fuera del sector residencial con la connivencia del automóvil. Sin el automóvil la vida, en estas zonas ciudadanas, es incompleta.
  • Las zonas comerciales, establecidas como grandes centros, requieren, para sus accesos, largos desplazamientos cada vez menos sostenibles, funcional y económicamente. Para los barrios, con uso residencial exclusivo, la solución de su abastecimiento comercial es solo ésta; o la variante de acudir al centro de la ciudad donde se desarrolla el comercio de calle al que también solo se accede en automóvil, dada la distancia a la que se encuentra de las urbanizaciones periféricas.
  • Es tendencia razonable cambiar este establecimiento urbanístico, excesivamente sectorizado y especializado, en un urbanismo en el que la mezcla de usos, bien estudiada y dosificada, produce beneficios de sostenibilidad económica y ecológica; introduciendo el uso comercial en las actuales zonas residenciales exclusivas, bien ya realizadas y colmatadas, bien en las por desarrollar.
  • La novena modificación, del PGOU de Ávila, pretende fomentar una reactivación económica en la ciudad introduciendo el uso comercial en las zonas residenciales llamadas, en el PGOU, RUI (Residencial Unifamiliar Intensiva) –para entendernos, de manera rápida, en las zonas donde el tipo principal de vivienda es la vivienda adosada en hilera-.
    • Se introduce el uso comercial en estos sectores por medio, exclusivamente, de una parcela completa; es decir rodeada de calles u otros espacios libres de viviendas.
    • El argumento justificativo es el de crear actividad económica en los RUIs aún no edificados por la crisis, o que están sin colmatar; con la intención que, si se crea un pequeño(o no tan pequeño) centro comercial en el sector, se creará actividad económica edificatoria alrededor de él simplemente ya por las nuevas construcciones, tanto del centro comercial en ciernes como la de los edificios residenciales que atraiga a su alrededor.
    • Esta intención, pensamos,  es corta en su efectividad. Esta reactivación pudiera ser efectiva en circunstancias anteriores pero no ahora.
  • Nosotros proponemos una reflexión más allá de esta limitada intención y con un calado más sustancial. En esta crisis la introducción del comercio individual en tienda, no solo en centro comercial, adscrita a la vivienda en zonas residenciales existentes traería actividad comercial de negocio para autónomos con las siguientes ventajas:
    • Inversión menor que si el comercio o la tienda lo tiene que poner el autónomo en un centro de uso comercial exclusivo o en el centro de la ciudad (en el barrio residencial de bloques, con locales comerciales en sus bajos a nivel de calle, el comercio de barrio está solucionado.
    • El edificio residencial (adosado, pareado o, por qué no, también en el tipo de vivienda exenta)  donde lo pone, tiene instalaciones que, en muchos casos, son suficientes para el comercio que se quiere establecer. El instalar tu negocio en estas condiciones es barato.
    • Si el negocio no marcha, y hay que retirarlo, el monto económico del esfuerzo ha sido mucho menor que en otras circunstancias.

Sin título-3¿Cómo debe ser la introducción de este uso?:

Comercio de barrio; si no sería un sinsentido.

La atracción de habitantes de otros barrios, o que vivan a distancias largas de la ciudad, deberían ser en circunstancias muy singulares y esporádicas; y en todo caso de pequeño flujo (atraídos por ejemplo por comercio delicatesen o muy específico y menor)

  • Que se mueva fundamentalmente con los habitantes del barrio, para que satisfaga sus necesidades principales de abastecimiento diario y a medio plazo; y de tal manera que este suministro se produzca sin la necesidad de utilización del automóvil.
  • (Alimentación del día y la semana: pan, leche, fruta… ultramarinos en general) Farmacia, papelería, pequeña electricidad, pequeños artesanos (zapateros, tapiceros, ebanistas…)

Profesionales, trabajo telemático…

  • Comercio adscrito, siempre, indefectiblemente a la vivienda.

Por último:

Todas estas reflexiones se han de madurar, debatir y accionar, si proceden, con una participación exhaustiva de los ciudadanos. Estas decisiones políticas (transcendentes para la polis) se han de decidir no solo con la política representativa, sino con la participación activísima de la política directa del ciudadano. Es su economía local, su vivir local.

  • Se ha vuelto a prescindir de la participación ciudadana previa, con el debate y reflexión en una modificación tan sustancial y trascendente como es ésta.
    • La participación ciudadana no es la del plazo de alegaciones. Cuando se abren los plazos de alegaciones está todo el pescado vendido; en este plazo se sustancian errores pero no se debate, ni se va al fondo de la cuestión en cuanto a reflexión de contenidos urbanísticos, con sus otras posibilidades, variantes y complementos.
    • No se ha llamado a los entes ciudadanos como son las asociaciones de vecinos o al vecino individual convocándole a sitios informativos, no se ha expuesto el hecho a los colegios profesionales ni a las asociaciones de comerciantes y un largo etcétera.

Se ha elegido el camino único de las alegaciones, y no el múltiple y abierto de la participación directa ciudadana. Se ha de ir, por principio, más allá de lo que prescribe el procedimiento legal.

Siempre.

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Ávila, Ávila Ecópolis, Economía Local, Supermanzana, Urbanismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s