¿Por qué tañen las campanas, se grita de alegría en fiestas, se explosiona luminosa pólvora… y se debiera someter su ruido a un orden? (Sobre la Ordenanza Municipal de Ruido en Ávila)

Las campanas tañen porque avisan, llaman. Se subliman como celeste toque. Anuncian -con disfraz inocente- cualquier cosa interesada: alegrías, fiestas, fuego, muerte… mas reclaman con voz tímpano -gargantas entre cúspide y cuello del templo- la atención para su pretendido morador sagrado. Las campanas religantes, de iglesias, conventuales… revelan el estar y la existencia de instituciones tremendas, creadas por poderosos; denotan poder de clase, disimulado al amparo de la llamada de un dios. Ecclesia sacerdotal, parasitaria clase dominante, gestora de un ente creado por la humanidad, un numen, de nombre Dios; predadora por sí misma y ayudada o al servicio del poder detentador.

Campanas de religión: Orwell ojo sonoro, mentido ojo de dios. Tañen, repican horas, momentos; anuncian has de acudir al templo a su llamada o a rezar donde te pille; o cuentan, monacales, la ejemplar vida monjil: ¡ya despiertan! ¡van a almorzar! a orar -oran por ti-, o agonizan; o participan tu muerte a los demás si en su seno mueres. Tañen barrotes, presan cerebro; jaula intangible de más hueso sonoro que el hueso de tu cráneo.

Campana de garganta. A la aguda voz del muecín, cautivos tímpanos acuden; se prostran a la sombra del cobijo columnario, sustento de bóvedas mocárabes. Reverberos se apaciguan en el interior de la mezquita. Campanas vocales, en bocas de alminar.

Tañen “turísticas”: “bien cultural” degenerado ¡¿Su ton ha derivado en esto?!

La Ordenanza Municipal de Ruido -que mañana viernes aprobará el Pleno del Ayuntamiento abulense- con estas razones, permite el tañer en todo caso y cualquier hora y decibelios.

Son tolerables sus sones si se realizan en momentos extraordinarios del año; o, si en momentos diarios, son acordes con horas en que su ruido es soportable; pero no se justifican en los tiempos sagrados del descanso.

La sociedad civil, la polis, respeta la variedad de cualesquiera pensamientos y sus voces; lógicamente en horas, momentos y volúmenes pactados y soportables. Eso ordena una Ordenanza (orden en convivencia).

Las campanas tuvieron su momento intenso; ahora han de ser comedidas; llamar y anunciar en horas y al oído a todo aquél que piense: tocan para mí; y el otro diga, os escucho; se para quién tocáis y, a estas horas y momentos, os respeto porque en horas de sueño y de descanso sois calladas.

Igual para los ruidos de fiestas ciudadanas, con gritos de alegría y pólvora…

Esta Ordenanza que se aprobará el viernes carece de orden, porque las excepciones -que son todas- (Anexo VIII: Fiestas cualesquiera, fuegos artificiales, campanas…) quedan a discreción de la Junta de Gobierno Local, no marcando unos mínimos -en cada uno de estos casos- de horarios y volumen para el, con toda razón, llamado sagrado descanso del cuerpo por el sueño. La discrecionalidad a aplicar en el amplísimo contenido que se expresa en este Anexo, sin establecer por cada grupo acotaciones -por muy representativa que sea la junta gobernante- conlleva desconcierto ciudadano a la hora de organizar cualquier fiesta o evento si hay que preguntar, en cada instante, cuál será el horario; cuál el grado del ruido; cuál el cómo y hasta dónde.

Hay sitio para todos. Podemos hacernos oír en armonía con el ruido. Pero ordenando, poniendo orden mediante mínimos (número de decibelios…) para saber a que atenerse el ciudadano en todo caso: Y las excepciones que sean dentro de márgenes pequeños; porque lo principal no debe quedar a discreción de solo la auctoritas de una Junta de Gobierno Local, sobre la potestas de una Ordenanza Plenaria.

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Sostenibilidad, Urbanismo y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s