PROPUESTA SOBRE UN PLAN DE ACCIÓN PARA EL DESARROLLO DE LAS ARIs Y ARUs EN ÁVILA.

La Junta de Castilla y León, el jueves 9 de febrero de 2012, ha sometido a información pública el Plan de Rehabilitación Integral de Castilla y León (PRICyL), mediante su apertura a trámite, por un periodo de 3 meses.

En palabras de la propia Junta:

“El PRICyL pretende ser el cauce para la toma de decisiones sobre rehabilitación, estudiando en profundidad las potenciales Áreas de Rehabilitación Integral y de Renovación Urbana…El plan se abre ahora a público debate y se hará a través de la difusión… ofreciéndoles a todos… la posibilidad de realizar aportaciones… El PRICyL es un programa propuesto a medio y largo plazo, que nace con la pretensión de convertirse en una herramienta flexible que sirva de orientación en los procesos de rehabilitación urbana que lleva a cabo la Consejería de Fomento… Como tal programa, no tiene contenido normativo estricto,… centrándose… en los Ejes de Actuación e intervención, ARIS, ARUS…, para pasar al final a elaborar un modelo de propuesta de rehabilitación y un esquema de valoración de cuantas solicitudes se nos puedan presentar.”

Nuestra ciudad, teniendo en cuenta esta ocasión y circunstancia, no puede ni debe esperar más. Es el momento. Aprovechemos la ocasión. Con el documento ya aprobado del PEPCHA y la aparición del PRICyL hemos de ir más allá. Es ocasión de pasar a la práctica lo que ya está escrito y se habría de establecer. Hemos de transitar, de una vez, hacia la acción eficaz de remozamiento de la ciudad histórica y de aquella que tiene sobre sí años de desgaste y está sin reanimar.

Proponemos crear una estrategia de actuación, llamémosle Plan de Actuación de Rehabilitación Integral -cualquier otro nombre vale-; un plan de gestión y puesta en buena práctica, dirigido y ajustado a nuestra ciudad, para que, de una vez por todas, se afronte con decisión el hacer realidad una revitalización profunda y transcendente, de lo que tradicionalmente se ha venido llamando Casco Histórico; amén de las Áreas de Renovación Urbana pertinentes.

Tenemos cinco arquitectos municipales, aparte los arquitectos técnicos, que, desgraciadamente, están en horas bajas de actividad -en cuanto a la tramitación de licencia de obra nueva- frente a aquella febril, que mantuvieron en la burbuja inmobiliaria que padeció nuestra ciudad. Sin preguntárselo, sabemos que para ellos sería un reto urbanístico y arquitectónico abordar lo que proponemos. Pongámosles a trabajar -más allá del trámite ordinario que ahora atienden- en esta función que se propone, desde ya. Es momento para un “Plan de Actuación de Rehabilitación Integral”.

El sentido y contenidos fundamentales, que alimentarían el comienzo y desarrollo de este Plan, deberían centrarse en los siguientes conceptos:

Una política de recuperación, del casco antiguo, eficaz; que acabe con la degradación y no responda a la especulación.

Evitar la pérdida de vitalidad funcional, ya que, conjugadas la escasez de recursos y la problemática social evidente de sus ocupantes -en una gran cantidad de casos-, los habitantes “que pueden” se van del centro.

Redefinir el papel que ha de jugar el casco urbano histórico al ser un espacio cargado de valores y símbolos.

El centro histórico como ámbito privilegiado ha de conjugar muchas cuestiones; entre ellas, las más evidentes son: la búsqueda de nuevos equilibrios entre los elementos que lo componen, la revitalización funcional y la convicción que el casco histórico de Ávila debe seguir ostentando la centralidad simbólica, y funcional en lo que como parte de ciudad le toca.

No debemos adoptar una actitud pasiva ante un ARI tímido y con poco pulso; como el recorrido hasta la fecha, limitándonos (el consistorio) a hacer de mero gestor de subvenciones.

El Ayuntamiento ha ser más imaginativo en el terreno de la gestión y su acción práctica. No solo ha de dar respuesta con obras públicas (arreglar calles y plazas) y potenciar el lavado de cara de edificios y ambientes; sino realizar una intervención más comprometida con los particulares. Dinamizar y tomar iniciativas con gestión, trato y convenios en conjunción con los propietarios de los edificios y suelos (actuación en interior de manzanas, reagrupación de fincas…) aplicando además cirugía urbanística de la buena, por necesaria. Colaboración y participación ciudadana en íntimo contacto con el equipo de gobierno político y técnico.

Realizar un Plan de Acción fuerte y contundente que contemple una gestión integral y anime a actuaciones más incisivas. Dada la categoría patrimonial de esta ciudad, el casco histórico debe seguir expresándose como eje central emblemático de su esencia (cosa que se está perdiendo por inanición y que se agravará si las instituciones, tales como el nuevo edificio proyectado, en lo que será la antigua estación de autobuses, para ampliación del Ayuntamiento y otros que vendrán -paralizados momentáneamente por la crisis- se pretenden mudar a lugares externos y “más acordes”)

El instrumento operativo en principio es el PEPCHA, pero insuficiente como medio de operación si no se conjuga con un plan estratégico de acciones.

Urge, por tanto, contar con un Plan de Acción de Rehabilitación Integral. Arte y habilidad para recuperar el centro histórico; que no solo ataña a la rehabilitación intrínseca de edificios -como viene a ser ahora, limitada a una actuación urgente del tipo ordenanza de ITC- sino que contemple otros aspectos más ambiciosos y contundentes de la rehabilitación; como son los que competen a la recuperación de espacios públicos, de espacios interiores, remodelación de manzanas, cirugía de la propiedad, reorganización de sectores, replanteamiento decidido de la movilidad; y un largo etcétera relativo a las oportunidades de negocio, comercio y vitalidad de servicios completos de barrio.

Hay que replantearse un nuevo dimensionamiento correcto, de las infraestructuras turísticas y culturales. Se corre el riesgo de primar en exceso la oferta turística (salas de exposiciones, centros de interpretación…) sobre otras dotaciones útiles fundamentales para los habitantes (centros de día, bibliotecas…) No se deben sobredimensionar ofertas turísticas, tipo burbuja circunstancial, que expulsen al residente y frenen la repoblación residencial. El exceso del desarrollo turístico en el casco histórico, cegados por falsas perspectivas de negocio, puede ser un peligro para la revitalización de este centro, ante las divergencias existentes entre las necesidades del turista y las del habitante autóctono; hay que armonizarlas.

Ávila quiere ser ciudad universitaria, lo más intensiva posible. Ganaría oportunidades de conseguirlo si hace por introducir la función universitaria en el casco histórico. Modos de hacerlo es una de las tantas cosas que hemos de pedirle a este Plan que proponemos.

Impulsar la acción entre agentes públicos y privados. Establecer relaciones entre funcionalidad, patrimonio cultural y sostenibilidad… Abiertos a un plan en constante evolución y transformación.

En conclusión; se propone al gobierno municipal las siguientes acciones:

  • Formación del equipo técnico municipal que vaya a entender, ejecutar y gestionar la realización de un Plan de Acción de Rehabilitación Integral del casco histórico, con las incisiones fundamentales expuestas.
  • Que en el plazo de tres meses (los coincidentes con el plazo dado por la JCyL para la admisión de sugerencias y propuestas) presente un avance de lo pretendido. Este sería un documento suficiente parte comenzar su ejecución.
  • Que el Plan, tanto en el periodo de su elaboración, cómo una vez terminado, esté permanentemente abierto para su desarrollo constante y su evolución posterior sin pausa. Que esté accesible, desde el primer momento a la consulta ciudadana, y su participación.
  • Que este avance sea un documento a presentar, en el plazo dado por la Junta de sugerencias, con intención que –además de las aportaciones generales que podamos hacer a nuestra Comunidad Autónoma- se integren al PRICyL las necesidades específicas de Ávila, tanto en ARI como en ARUs. Por ejemplo, el PRICyL contempla el barrio de las Batallas y debería avistar también el barrio de la Cacharra, amén de otros; junto con itinerarios de interés cultural, dentro de nuestra ciudad, y periferia suburbana y rural como sería el itinerario de los castros.
  • Todo ello sin menoscabo de inserciones sobre la marcha, a añadir. El que se retrase o llegue -el documento definitivo del PRICyL- una vez comenzado, e incluso elaborado, nuestro Plan de Acción que se pretende, no debe ser pretexto para no emprenderlo ya, ni romper la inactividad que en estos momentos sufrimos. Hemos de adelantarnos, y estar preparados, para la apertura de los convenios y subvenciones, que la Junta y el Gobierno, en materia del PRICyL y del ARI y ARUs, traen consigo.
  • Y por último sea este emprendimiento uno de los arietes del Plan de Choque para la Creación de Empleo, en los ámbitos que abarcan las actividades que promueven este Plan de Acción (acción constructiva y urbanística de rehabilitación y revitalización).

Después de la burbuja, que enturbió el remozamiento de aquella parte de nuestra ciudad que lo necesitaba como agua de mayo, es el momento. Ahora es ocasión.

FaceTweet it!

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en ARI, Ávila, Vivienda y Urbanismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s