MORIR DE ÉXITO. El Estado (estadillo pasajero) del Bienestar en España.

¿Ha muerto de éxito en España el estado del bienestar? Si no ha muerto ya, está en camino.

El imaginario colectivo del yo político español es sentirse mayoría apolítica natural. Leche que nos dieron a mamar y transmitimos. Años de inoculación del: yo no soy político, soy bien pensante y ciudadano de orden. No me meto con los que mandan ni los juzgo; saben lo que se hacen. Bien es verdad que cuando paso hambre aguanto manso, hasta que la vena se me infla y reviento. Mientras tanto obediente, respetando a poderoso, fiel a dirigentes naturales: los de siempre consagrados; especie ancestral natural depredadora, selecta entre nosotros por mano de un dios y sacerdotes defendida.

Las clases ¿Somos clase?

Oprimido por pobreza, cuando la vena se hace almorrón, tomo consciencia de clase y soy, transitoriamente, luchador; bien sublime, bien de navaja o garrote goyesco, destripando caballos de invasor o golpes entre nosotros enterrados por los pies hasta exhaución.

Clases.

Me deslomé, aguanté, emigré, trabajé, revolucioné, conocí, estudié; hicimos con todo ello, eso que hemos dado en llamar, el estado del bienestar; en él estoy ahora. Affluent worker dicen los ingleses, trabajador acomodado -en traducción directa pudiera ser entendido- eso soy ya. Cierto es, treinta años después que ellos ¿Fueron ayudantes de los que trajeron a Thatcher? No hay clases ya, decimos.

Soy apolítico bien pensante. Los de siempre siguen, pero ya no son rentistas, trabajan como yo; conmigo difuminados en igualdad de oportunidades. El que vale, apunta; y el que quiere, puede. Poder es querer; pensamiento positivo de luchador. La clase solo aparece al envidioso social. Yo, español bien pensante; antes trabajador sol a sol, ahora affluent worker, trabajador acomodado, pertenezco al estado del bienestar. Aquella anterior clase superada es mal recuerdo; fin de una circunstancia. La nueva nuestra situación en la que estamos, la respetable mayoría natural, se somete a los que por lógica ancestral reconocida la dirigen: los mantenedores del estado original; los que saben generar riqueza para desarrollo en él de los demás.

¿Qué es este bienestar ante la antigua miseria? sino otra cosa más que la nueva sociedad de la igualdad de oportunidades, meritoria, sin-clases, conquistada; evolución de sociedad moderna que progresa. Los detentadores del poder ¿son clase? No; son mando natural al que yo, español, europeíto, al igual que sueño de ciudadano americano, algún día, por mis méritos, puedo aspirar. Mientras tanto logro establecido en trabajador acomodado. El no reconocimiento de este hecho inevitable anda entre marginales, inadaptados, rabia impotente por su desidia buscada y encontrada; sociales envidiosos, utópicos o bonachones sociales; desorientados en suma.

Decía Gore Vidal, cuando aquella pugna de urnas entre Algore y Bush por la presidencia de Estados Unidos -país donde “cualquiera puede ser presidente”- que la lucha de poder se dirimía entre dos oligarcas del siglo XXI, que ya eran oligarquía allí en el siglo XVIII. “La ley de hierro de la oligarquía siempre gana” titulaba Gore Vidal su artículo periodístico –en un diario de nuestro país- con palabras de James Madison, uno de los padres de la Constitución americana. Cuando a este padre le espetaron que se estaban soltando amarras de un barco que, con un Congreso multitudinario de quinientos representantes, anárquico batiburrillo, se les iba a escapar; contestó (estado-unidense maquiavélico): “la ley de hierro de la oligarquía siempre prevalece”. Se suelten las amarras que se suelten, con Congreso o sin Congreso, quienes gobiernan el barco son siempre unos. Y reconocemos y acatamos quienes son.

Somos ciudadanos, mayoría natural, que votamos a quién corresponde: oligarquía ancestral, que en los tiempos se pierde, por nosotros asumida en su evolución y variantes. Nos reconocemos affluent worker, trabajador acomodado, ante el fin de las clases. Con el mundo moderno -traído de manos del capital, del mercado y el progreso- las clases se consumieron.

¿Dónde aquél cinturón rojo madrileño? hoy decolorado por la memoria recuperada del ancestro dirigente, diluido en urbe de affluents workers que de momento somos. Coloreado nuevo de electriscentes colores de centros comerciales, Zaras, Ikeas… espejismos, vapor neón que distorsionan y ciegan nuestra situación social. Cinturón evolucionado bienestar consumidor. Votamos hoy a esa oligarquía que, si antes era cauta ante el miedo a la vena reventada de las clases populares, ya no lo es.  Votamos a oligarcas, inmersos en esa mayoría natural en la que quieren nos reconozcamos.

Las elecciones pasadas, impulsado por río idiosincrático, – españolito, europeo que soy, no se sí tan diferente a mis vecinos europeos, más al fin con los mismos resultados- ante las urnas, paradójicamente, el estado del bienestar, desapercibido por sus fruidores, dio otro paso más hacia, por éxito, su extinción ¿Descanse en paz?

¿Cuándo nuevo, de clase, la consciencia?

¡Reacción!

FaceTweet it!

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Política y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a MORIR DE ÉXITO. El Estado (estadillo pasajero) del Bienestar en España.

  1. Esforzado Chamorro:
    Qué bueno que algún político nos haga reflexiones profundas (con sarcasmo, sí, claro, por favor) y no sólo cuatro frases para quedar bien. Le llamo político porque Ud. lo es y lo reconoce. Otros lo somos porque sin duda nos interesa el ciudadano y la sociedad e intervenimos en polémicas y proponemos cosas, pero tendemos a no reconocer dicha condición. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s