¡QUÉ VENGAN! Sobre el estado político económico de la ciudad de Ávila

Desde finales del XIX -en esta nuestra Ávila- no ha evolucionado nada, o muy poco, el imaginario colectivo que, ancestral, llevamos grabado en lo profundo de cada cerebro individual. Huella cerebral sin transformar que aún nos transmite el mensaje de que la emergencia -entre otras la económica- de nuestra ciudad, el milagro evolutivo, no surge de ella; sino que viene; la traen.

¡Qué vengan! ¡Qué vengan! Para ello pondremos medios a su disposición, les prepararemos un menú a la carta. O mejor, el gobierno, o la comunidad autónoma dispondrá la logística y sus ayudas; y, con nuestra aportación ¡a esperar que vengan! Trenes, autovías, autopistas, “aves”; quizás un aeropuerto y ¡vendrán! Se instalarán aquí con sus industrias y nos darán trabajo y seremos felices en este mundo de progreso económico-consumo-inacabable. Trabajaremos, recibiendo en recompensa el maná caído de nubes que nos vendrán por el cielo del resto del país, o de la capital; o de esa Europa providencial.

¡Y no vienen! Las empresas que están, se van o fracasan. Luchamos por conservar las existentes, rogando; sabedores que estamos a su merced porque las grandes y pocas -que radican aún- serán implacables cumpliendo las leyes del mercado que les hace pensar: Si produce beneficios la deslocalización, ¡vayámonos!. Triste experiencia reciente tenemos de ello. Dicho en castizo “se van, y si te he visto no me acuerdo”.

Conviene saber lo que sucede -en esta circunstancia actual de manida crisis económica- y deducir cambios en nuestro imaginario ante la realidad, que está pasando, en uno de los sitios de donde pedimos que vengan: Madrid.

Pongamos un caso madrileño, bien concreto, que se multiplica en todos sus polígonos industriales: Naves hechas hace cuatro años -sin estrenar; en primera línea de calle o carretera ya urbana- en un pueblo del cinturón madrileño, a veintisiete kilómetros -más grande que Ávila- de la capital, comunicado con ella por autovía, por radial; con metro, y a una parada de la red de cercanías de tren; a quince kilómetros del aeropuerto de Barajas. Precios razonables. Si, con estas premisas de infraestructura y posición, esto sucede allí, aquí -en comparación lógica- no los esperemos.

Este imaginario colectivo -cadáver momificado- si alguien lo denota con fuerza es nuestro alcalde y su equipo de gobierno. Confundidos, proclaman y ponen cebos aceitados de subvenciones, con precedentes de archirrepetidos fracasos, y ¡a esperar! Dicen que no pueden hacer más. El resto de la acción, argumentan, es de la Junta de la Comunidad y del Gobierno de la Nación.

¡Claro que se puede hacer más! Ese más no es “haciendo más”; es ¡cambiar!. Debemos hacer trizas ese imaginario colectivo del ¡qué vengan! Debemos promover una potencia económica que surja desde dentro. Una economía local que nazca de nosotros, con nuestros productos y posibilidades. Ahora, de fuera, solo se obtiene globalidad improductiva. Cambiando el imaginario, en un medio plazo, habremos abierto un camino del que seremos dueños; que dominaremos; se hará entonces el aparente milagro de que aquí, sí quieran venir; pero no a salvarnos sino a desarrollarse; porque lo que aquí económicamente construyamos es atrayente para nosotros, llama nueva población; es ocio y negocio para todos, al nacimiento de lo que nosotros generemos, ofrezcamos y hagamos.

No solo debe ser turismo y construcción -recalcado lo de solo-. Si en algo lleva razón la Unión Europea, respecto nuestro país, es precisamente en esto. Nos advierte del peligro de solo trabajar, exclusivamente, en estos dos cultivos. Hemos de estar abiertos a todo; pero ahora es momento de tomar Ávila el liderazgo de nuestra región, en cuanto a promover industria agroalimentaria y ganadera, con su producción, elaboración y puesta en el mercado de nuestros productos.

Alguien ha dicho que no ve a nuestros ciudadanos, jóvenes, envasando productos agrícolas. Pobre visión. Industria agroalimentaria y ganadera, en toda su amplitud, es i+I+D entre otras cosas ¿es Francia, su juventud, mera envasadora de su productos agroalimentarios?

Si Ávila ha de competir con otras ciudades del entorno no ha de perder la oportunidad, que tiene, de ponerse a la cabeza de la industria ecológica; del modelo ecológico de ciudad castellana a 50 km. de la comunidad más potente del país. Demostrar que, a esos cincuenta kilómetros de la vorágine, está la ciudad que ha sabido de su pequeñez, su situación y su buena visión de la oportunidad, hacer una ventaja.

Tomado de la prensa reciente: “Disminuye la superficie de cultivo ecológico en Ávila”; “a los productores de patata les ha costado dios y ayuda colocar, a precios razonables, su fruto”; “los productores de carne de raza avileña van a poner, en Ávila capital, una industria de elaboración de sus productos”. Promovamos el cultivo ecológico con su producción, elaboración, y venta en nuestra región y término municipal, y encabecemos su liderazgo. Empecemos con microcréditos al cultivo ecológico si es preciso. No más patatas al suelo, volcadas por no tener salida. Imaginación para su elaboración y comercialización en Ávila. Bienvenida esa carne prometida, bien elaborada en Ávila. Poco a poco derivemos a darle, a todo ello, la sobrecalidad de producto ecológico.

Economía local, reestructuración económica local. Así terminarán viniendo ¿por qué no? mas de otra forma.

FaceTweet it!

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Economía Ecológica, Economía Local, Industria agroalimentaria ecológica, Sobre Ávila Ecopolis, Sostenibilidad y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s