A propósito del 15M, “La miseria del mundo” de Pierre Bourdieu, y ¡te lo dije, Marcial, es lo local!

 El mundo político se cerró poco a poco sobre sí mismo, sobre sus rivalidades internas, sus problemas y sus apuestas. Como los grandes tribunos, los políticos capaces de comprender y expresar las expectativas y reivindicaciones de sus electores son cada vez más raros y distan de situarse en el primer plano de sus formaciones. Los futuros dirigentes se designan en los debates televisivos ó en los cónclaves del aparato. Los gobernantes están presos de un entorno tranquilizador de jóvenes tecnócratas que a menudo ignoran todo lo referente a la vida cotidiana de sus conciudadanos, y a quienes nadie recuerda esa ignorancia. Los periodistas, sometidos a las coacciones que hacen recaer sobre ellos las presiones ó las censuras de los poderes externos e internos, y sobre todo la competencia -y por lo tanto la urgencia, que jamás favoreció la reflexión-, a menudo proponen descripciones y análisis apresurados, y muchas veces imprudentes de los más candentes problemas; y el efecto que producen, tanto en el universo intelectual como en el político, es a veces mucho más pernicioso, porque están en condiciones de beneficiarse mutuamente y controlar la circulación de los discursos rivales, como el de la ciencia social. Quedan los intelectuales cuyo silencio es de lamentar…

(Post Scriptum de la Miseria del Mundo, Pierre Bourdieu)

Este era el panorama que pintaba Pierre Bourdieu en 1993. El resaltado en negrita es mío. Estamos en 2011; llevamos a rastras un lastre enorme desde hace decenios, en que los ciudadanos -la sociedad desconcertada y confundida- parececen paralizados y adormecidos para la acción política (reivindiquemos la política como habitantes de la polis que somos; somos todos políticos); estaban en estado de pupa sin reaccionar.

Ciudadanos fundamentales -la generación de jóvenes nacidos desde mediados de los setenta- que, novatos, políticos inexperientes, debían reaccionar ante la situación de derribo del estado del bienestar -derribo pergeñado por fuerzas oligárquicas, comandadas por políticos gobernantes como Reagan y Thatcher, desde principios de los ochenta de manera explícita- parece que ahora, dichosamente, se levantan, reaccionan.

Los políticos en el poder tienen la ceguera de dar por inamovible, por inevitable, cualquier otra situación que no sea la que marca la Economía Estándar del capitalismo actual.  Esta economía estándar del crecimiento indefinido está muriendo; sino está muerta ya, y lo que percibimos de ella no es más que su hedor. No comprenden que la transformación acorde, para satisfacer reivindicaciones como las del 15M español, comienza por entender que el crecimiento infinito es un absurdo y que este absurdo se combate con una Economía Política, Ecológica y Local. A partir de aquí comencemos el trabajo; esto conlleva una regeneración de la democracia; y es posible iniciarla con la regeneración de una democracia reestructurada, participativa desde lo local. Desde la polis y su territorio, desde el renacimiento de la municipalidad. Con una economía como la propuesta, es posible transformar la democracia realmente existente actual -presa de lo global y por tanto inabarcable por la ciudadanía común- por una democracia local; revivificadora, savia nueva que regenera democracia de abajo a arriba y que se aproxime al imaginario ideal que el 15M llama democracia real.

Todavía los gobernantes, el poder, siguen pensando que la gente desbarra ante una crisis que tendrá salida con la Economía Estándar (que creen la única posible) de crecimiento constante. Creen que en el orden económico están haciendo lo que deben; ¡qué ceguera! ¡qué obcecación!; no reconocen la obsolescencia de esa economía; encerrados en sí mismos solo prestan atención a la deriva por la que les precipitan una casta a la que sirven ciegamente. Por otro lado la prensa, los periodistas, está coaccionada y presa; y los intelectuales, en silencio. ¿Se comienza a reaccionar? Ya era hora. Es hora.

FaceTweet it!

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Economía Ecológica, Economía Local, Economía Política, Participación Ciudadana y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a A propósito del 15M, “La miseria del mundo” de Pierre Bourdieu, y ¡te lo dije, Marcial, es lo local!

  1. Carlos Javier Martín San Román dijo:

    Estando de acuerdo con el análisis que realizas de la situación actual, echo en falta fórmulas concretas para avanzar en lo local. Hasta ahora, solo sabemos de lo que piensas por tu cuaderno de bitácora, pero ya eres un ciudadano político representante de una parte de la ciudadanía abulense, que te debes a los electores que han delegado en tí una parte de su soberanía, esperando participar también del quehacer ciudadano durante el tiempo que ahora comienza.

    Los ciudadanos de acampadaavila estamos esperando encontrarnos contigo en las plazas de la polis para debatir y actuar.

    Hasta pronto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s