URBANISMO MALO, URBANISMO BUENO


Es el momento del urbanismo calmo.

El urbanismo rebrincado y sincopado, de los casi diez últimos años, se ha detenido bruscamente.

Es momento de reflexionar y actuar.

Es momento de mudanza. La tan manoseada frase “cambiar el modelo de ciudad” la hemos de aplicar, ya.

Se venía pidiendo, se veía venir. El modelo actual, la política urbanística llevada a cabo hasta la actualidad -y que ciegamente se piensa es cuestión de tiempo y espera, hasta que la coyuntura sea favorable, para seguir de la misma manera que hasta la fecha- se ha precipitado hacia su negación y pide el sistema una transformación de sí mismo con nuevos modelos de ciudad y política.

Esto dicho, que sucede para la generalidad -porque se puede aplicar a todo el territorio nacional- sucede también en nuestra Ávila.

Es momento de reestructurar todo lo hecho.

Hay que aplicar, como futuro, un urbanismo calmo y reflexivo; con actuaciones en la ciudad que transformen los modelos que en nuestras conversaciones -cuando nos encontramos por la calle- ya se veían, ya manejábamos, pero no se aplicaban. No se creía fueran necesarios porque el espejismo del crecimiento ilimitado parecía una realidad inagotable. Especulación es espejismo; detrás del espejo no hay nada, solo quedan los cristales del espejo roto cuando quiero llegar a la imagen y con él tropiezo.

Hay que reinstaurar, reinventar el espacio público, remirando la ciudad y actuar componiendo con renovadas soluciones: Ciudad es Espacio Público

La ciudad es vivir individual con próximos, prójimos, vecinos. Vives en tu casa, “mi casa es mi castillo”, pero cruzo el umbral y es espacio público. Mi ciudad soy yo, y mis conciudadanos, desde que piso la acera. Ese espacio público, y nuestras casas, es ciudad; si no hay espacio público, solo casa, será lugar habitado pero no ciudad.

El espacio público, en la actual ciudad, está muy constreñido por el espacio desproporcionado -convertido en un fagocitador de ciudadanos- destinado a la circulación del automóvil; fundamentalmente al automóvil que va de paso.

En España, en sus ciudades, aproximadamente el 60% del espacio que no ocupan los edificios se destina al automóvil, con lo que esto conlleva: ruido, contaminación, accidentes que merman calidad de vida.

  • Parece primar un único interés: la Ciudad al servicio principal del que puede y tiene coche. Si así no es, niños, ancianos, personas con movilidad reducida, jóvenes, mujeres y hombres que no lo poseen o no lo pueden utilizar ven disminuidas la capacidad de disfrute, en toda su extensión, del espacio público.

 

El vehículo de paso -al que se da, en nuestro imaginario colectivo y en la activa realidad, la preferencia sobre cualquier otro tipo de movilidad y desplazamiento; que busca la rapidez y la continuidad- ha de tener su nuevo sitio y su transitar en armonía por el espacio público sin absorberlo ni distorsionarlo.

El vehículo de paso hay que hacerlo compatible con el espacio que ha de utilizar el vehículo lento del residente que va o sale de su casa; del coche que acude a realizar un servicio; con el vehículo de transporte público, con el que accede a una emergencia; con los vehículos calmos como las bicicletas o similares, y en última estancia con el espacio más delicado y principal dedicado a los desplazamientos: el que utiliza el ciudadano a pie.

  • El espacio que ocupa el vehículo de paso es incompatible con el espacio de niños, ancianos, personas con movilidad reducida, jóvenes, mujeres y hombres, ciudadanos que no pueden o no quieren tener coche; también lo es con las emergencias, con los vehículos de servicio, etc. El vehículo de paso es el único incompatible con el espacio público común; los demás vehículos son admitidos y necesarios en el uso de este espacio público común.

La ciudad parece pensada, diseñada exclusivamente y en prioridad para el desplazamiento del vehículo de paso. Evidente aberración.

No se trata de eliminar el coche; es necesario. Lo que se debe hacer es reponerlo en su lugar, reordenar su uso; por tanto organizar de nuevo la ciudad. Generar una nueva movilidad.

 

  • Ciudad de espacios compactos; ciudad que jerarquiza y ordena su red de circulación, de movilidad, en el espacio público.

Crear un nuevo modelo de ciudad con la base de un nuevo modelo de movilidad; un modelo que vaya más allá del simple reorganizar la circulación de los coches y sus porcentajes; un modelo que además reorganice un barrio no solo en el sentido circulatorio sino en el sentido también de las actividades comerciales, de ocio, de energías de abastecimiento, de eliminación de residuos… Y sí reorganizas un barrio, de barrio a barrio, reorganizas la ciudad.

  • Un modelo que ya se está aplicando en Vitoria y Barcelona:

Las supermanzanas: una nueva concepción del espacio público que se basa en un urbanismo que crea en la ciudad a hacer y recrea en la ciudad ya hecha, y que ha de evolucionar- ambas siempre de funciones complejas-; una organización de redes de movilidad jerarquizadas, buscando las distancias cortas y los espacios compactos.

Una supermanzana no es otra cosa que un conjunto de manzanas que se delimitan por unas vías básicas de circulación de paso y rápida (vías 50); por ellas transitan los vehículos de paso y el transporte público, cada cual por su carril; con ello se crea una trama, para toda la ciudad, cuya red delimita las supermanzanas que a su vez encierran las manzanas habituales.

El resto de vías, que existen dentro de las supermanzanas, sirven a los ciudadanos que se desplazan en el interior del espacio público de estas supermanzanas: peatones, bicicletas, automóviles de residentes y, por último, de servicios para el interior de estas supermanzanas.

  • Las supermanzanas son complejas en sus funciones; tienen en su interior la mayoría de usos posibles: comercio de proximidad, de calle, mercado de abastos, pequeños talleres; aparcamientos de barrio; y además su centro de recepción o generador de energía limpia para abastecimiento de la supermanzana o su conjunto: el barrio.

En cuanto a su circulación interna, es un espacio de circulación 10 km/h. frente a su circulación periférica de 50 Km/h. La movilidad está conseguida y la accesibilidad se da por añadidura.

  • Las personas con movilidad reducida son referencia para el diseño urbano de las supermanzanas.

La supermanzana multiplica el espacio público de movilidad del peatón y la circulación calmada, frente al espacio público actualmente reservado solo para circulación de vehículos de paso.

  • Y de las supermanzanas a los Ecobarrios.
  • El conjunto de varias supermanzanas forman un barrio.
  • De los barrios, se han de hacer Ecobarrios. Un Ecobarrio tiene su central de cogeneración o recepción de energía limpia que se distribuirá por medio de microrredes. Energía barata para sus habitantes y autónoma para nuestra ciudad.

 

  • Y este urbanismo expresa parte de una Ávila Ecópolis como:
  • Ciudad productora de energías renovables.
  • Ciudad que reduce, reutiliza y recicla los residuos.
  • Ciudad de distancias cortas. Se consigue con el sistema de supermanzanas y su red viaria.

Ciudad como red de barrios.

Ciudad construida a escala humana.

Ciudad accesible para todos.

Ciudad con espacios públicos para la vida cotidiana.

  • Ciudad con la mínima demanda de suelo. Hora es del urbanismo calmo. El sobredimensionamiento actual hay que amortizarlo.
  • Ciudad con una economía local fuerte. Economía Política Ecológica local.
  • Ciudad en equilibrio con la naturaleza.

Ciudad con una mezcla equilibrada de usos.

Ciudad saludable, segura y con calidad de vida.

  • Ciudad para los peatones, los ciclistas y el transporte público. Las supermanzanas.
  • Ciudad que contribuye a mantener cerrado el ciclo del agua. Solucionaremos el problema del agua en todo su ciclo. Prioridad frente a cualquier otro tipo de obras.
  • Ciudad con identidad cultural y diversidad social. Política de integración prioritaria, en acción y educación.
  • Ciudad Ávila Ecópolis que se abre y recibe exterior con infraestructuras de comunicación y teleredes.
  • Ciudad integrada en la región circundante. Ciudad integrada en las redes locales de comunicación.

 Comunicación con las ciudades limítrofes y el resto del territorio nacional con un transporte público barato y frecuente. Prioridad al ferrocarril de viajeros sea cuál sea su calificación. Pedir el comienzo, ya, de la red de ferrocarril de mercancías que tiene ya pergeñado el gobierno de España.

  • Establecer las redes de la telecomunicación, la banda ancha… en toda su potencia de prestaciones. Ahora, por culpa de no tenerla en toda su potencialidad, no hay posibilidades de que aquí se implanten empresas e industria de telecomunicaciones. Se impondrá.

De lo cercano -salgo por mi puerta, mi calle, mi barrio- a lo lejano y lejanísimo que se me hace cercano por las redes de telecomunicación. Este es mi urbanismo, mi polis, mi biorregión, y el mundo.

FaceTweet it!

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Sobre Ávila Ecopolis, Vivienda y Urbanismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a URBANISMO MALO, URBANISMO BUENO

  1. Una duda dijo:

    ¿Cómo se limitaría la velocidad a 10 km/h dentro de la supermanzana? ¿radares? ¿badenes? ¿adoquines, setas o firme irregular que perjudica a las bicicletas y beneficia a los todo terrenos?

    ¿Se eliminaría el aparcamiento en línea de las vías 50?

    ¿Se crearán aparcamientos por cada supermanzana?

    La teoría es muy bonita, pero difícil de poner en práctica. Con prohibir que los niños mayores de 12 años vayan en coche al colegio se conseguiría bastante. Y para los menores, minibuses.

    Gracias a Dios que los coches no pueden entrar en las aulas, porque más de un padre lo metería para dejar a su niño sentado en el pupitre. Potenciando la obesidad infantil, sí señor.

    Es una aberración que todos los días haya 200 coches de padres parados a la puerta de Las Nieves o el Diocesano impidiendo la circulación mientras esperan que a su hijo le entren ganas de volver a su casa. Y todo con el consentimiento de la Policía Municipal.

    • jachamorro dijo:

      Estamos hablando de supermanzanas tanto en la ciudad hecha cómo en la de nueva ejecución. La casuística será variada. No habrá una respuesta única; será diferente según los casos. He de decirle que las supermanzanas están realizadas y experimentadas en otras ciudades (Vitoria, Barcelona…) Su desarrollo es objeto de estudios técnicos de los equipos del ayuntamiento, equipo municipal y participación ciudadana. Le adjunto una dirección de la red, donde comenzando en una primera página, recorrerá y recibirá información sobre los objetivos, metodología, actuaciones, instrumentos y resultados de esta organización de la ciudad que proponemos. La dirección es la siguiente:
      http://www.ecourbano.es/her_inside.asp?cat=49&cat2=&id_pro=30&tipus=1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s