SOSTENIBILIDAD: TRES IDEAS

Nube Valle Amblés

Un término, un concepto, una acción, el cual manejamos hace años, cualquiera de nosotros, y persistentemente. Está tan presente en nuestra sociedad que el gobierno acaba de hacer, del contenido de este término, una ley: la sostenibilidad. A mí me habría gustado más que se hubiera asentado el término, la palabra, sustentabilidad; es más preciso y significativo; pero la deriva de los términos en lucha tiene vida propia y, hoy por hoy, la expresión que se ha decantado, aquí en España, ha sido esta de sostenibilidad.

Yo quiero exponer ahora, siendo más preciso y breve, tres ideas que nos interesan para nuestra Ávila.

La primera idea es general y Ávila la contempla como universal que es:

Una evidencia. El crecimiento ilimitado en economía es un imposible y es insustentable. El crecimiento por el crecimiento es una aberración.

Esta idea primera quiero mantenerla con una cita de un clásico (cita ya utilizada por autores que tratan de la sostenibilidad, la ecología, el crecimiento y su reacción: el decrecimiento) La cita pertenece a uno de los padres de la economía política clásica, John Stuart Mill. Ser quien es; el momento histórico en que lo dice; y los contenidos, que han supuesto el fundamento de la economía política ortodoxa, hacen de todo ello, para nosotros, una nota de valor inestimable.

Allá va este tesoro de cita:

“Si la tierra tuviera que perder la mayor parte de su belleza debido a los daños provocados por un crecimiento ilimitado de la riqueza de la población (…), entonces desearía sinceramente, por el bien de la posteridad, que nos contentáramos con quedarnos en las condiciones actuales en que estamos, antes de que nos viéramos obligados a detenernos por necesidad.”

Es evidente. Debería ser evidente para nosotros, -pasado este primer decenio del siglo XXI- reconocer que hemos estado ciegos, ante esta certeza, durante todo el siglo XX; y que un clarividente John Stuart Mill ya nos lo expuso en su día –en pleno siglo XIX, para nuestro asombro-  con la sencillez del sentimiento de lo bello. Sí de lo bello “Si la tierra tuviera que perder la mayor parte de su belleza debido a los daños provocados por un crecimiento ilimitado de la riqueza de la población…”.

Nos dice que el crecimiento ilimitado, a costa de los productos limitados de la Tierra, es insostenible. El crecimiento por el crecimiento -en el caso de la economía en que el producto de la tierra es su fundamento- es un absurdo.

Remachar una evidencia: Lo absurdo del crecimiento ilimitado y sus daños consecuentes. Y por si lo dudáramos, se nos advierte ya desde los comienzos y maduración de la economía política clásica. Nos lo advierte alguien lejano de toda sospecha, en la manipulación del contenido de sostenibilidad que nos traemos en este nuestro siglo entre las manos. La sostenibilidad no es desarrollo.

Idea Segunda: Rehacer una economía ecológica (no estándar) que surja desde lo local.

Debemos promover una economía ecológica, no estándar; entendiendo por economía ecológica una economía que es consciente de que los productos del planeta son limitados; que cada ciclo energético de su producción-consumo aumenta la entropía y parte de esta energía utilizada se pierde, sin posibilidad de recuperación ni reversibilidad. Una economía que desde lo local es posible dominar en este sentido. Una economía sustentable, que localmente promovida, será la que nos dé la salida a la crisis; ésta y futuras; porque la parte que no dominamos de la economía global sigue siendo ciega y se empecina, degenerada, en una economía depredadora (que se defiende queriendo ser demoledora de una realidad que se impone y no quiere ver: la economía ecológica).

Una economía ecológica que se ha de acompañar, financieramente en el mercado, con un banco público local que nos lleve a una suficiencia económica y financiera domeñable con dinero valor y no de débito.

Volver a remachar: Una economía ecológica como reacción necesaria a la economía agónica estándar, que es sustentable y que hoy por hoy tiene sus posibilidades de generación desde lo local. Una economía, que surgida desde lo municipal, podemos dominar y extender a nuestro entorno. Y esta segunda idea nos abre inmediatamente, nos da pie, una tercera; fundamental en nuestras circunstancias actuales.

Idea tercera: La sustentabilidad, la economía ecológica es fuente de trabajo; genera trabajo para todos.

Proponemos para nuestra ciudad, Ávila Ecopolis, que ya, de entrada, sigamos la directiva europea de generación de electricidad a base de energías renovables. Para una ciudad como la nuestra, de sesenta mil habitantes, es posible conseguir, en unos años, hasta una autosuficiencia energética que, para su obtención y consecuencias traería numerosísimos puestos de trabajo. Promover industria y su implantación, en nuestra ciudad, para crear los objetos generadores (paneles fotovoltaicos, aerogeneradores, calderas de biomasa…) y los empleos que conlleva: universitarios, formación profesional, nuevos oficios… que hagan posible esta creación, desarrollo y mantenimiento de energía limpia y sustentable en nuestra ciudad.

Proponemos sostenibilidad con la promoción de una industria agroalimentaria ecológica y ganadera que -generada en nuestra región- Ávila Ecopolis comande con un I+D+i, con un procesamiento de sus productos en industrias implantadas en un polígono industrial, si se quiere específico, de nuestra ciudad y generador indefectible de puestos de trabajo en todos los sectores relacionados.

Y por último, promover que la industria ya implantada se mantenga; adecuándose, por su propia conveniencia de subsistencia, a la producción de productos sustentables. Nos estamos refiriendo en concreto dentro de nuestra ciudad, como ejemplo inmediato, al reciclamiento de la industria de la automoción, hacia la sustentabilidad de productos del automóvil que sean ecológicamente limpios y sostenibles, en su esencia y cantidad. Esto conlleva lo mismo que en la industria agroalimentaria: emprendimiento de promotores motivados, empleo en I+D+i, de trabajadores universitarios, de formación profesional, de oficios…

Algo más: Animar el comercio local, el comercio de proximidad. Está en los libros: por cada empleo generado en una gran superficie, se destruyen -el equivalente- de cinco empleos en el comercio de proximidad. Un renovado urbanismo que origine mercados, comercios cercanos.

Último remache: Sostenibilidad es trabajo.

Y toda esta sostenibilidad, la queremos participar, Ávila Ecopolis, formando parte de la Red de Territorios Socialmente Responsables. Es convivirla con otros; con los próximos y lejanos.

Sostenibilidad, o Sustentabilidad; como más nos guste: Una evidencia sin posible contestación.

Entrada al Parque de EL Soto

FaceTweet it!

Anuncios

Acerca de jachamorro

Arquitecto por la ETSAM. Doctor en Bellas Artes por la UCM. Profesor Titular de Universidad en la Facultad de Bellas Artes de Madrid en la UCM.
Esta entrada fue publicada en Sobre Ávila Ecopolis y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s